miércoles, 28 de enero de 2015

San Martiño de Andrade


Localizándose, aproximadamente, a siete kilómetros de Pontedeume y a unos dos de Doroña, la pequeña localidad de Andrade vuelve a poner de manifiesto, la inmemorial influencia de un apellido que, aparte de su antigüedad y su poderío en villas de importancia, como la de Betanzos, señoreó también estos pagos, envueltos con la misteriosa presencia de benedictinos, cistercienses, templarios y canónigos regulares de San Agustín, y no exentos, así mismo, del recuerdo de pretéritas culturas que fueron imprimiendo un carácter muy especial a esta tierra y a sus habitantes. La iglesia, con toda probabilidad levantada en el siglo XII, conserva su ábside y planta originales, si bien se aprecia que ha sufrido numerosas alteraciones a lo largo de su historia, entre ellas, la inclusión de la espadaña, situada en el lado de poniente, así como también la adición de la sacristía junto a la cabecera, detalle que la proporciona un curioso aspecto. No queda rastro de su portada original –desaparecida, como las nieves de antaño a las que cantaba el poeta Villon, refiriéndose a las antiguas bellezas-, sustituida por otra, de aspecto austero y renacentista y posiblemente añadida durante las modificaciones realizadas en los siglos XVII ó XVIII; escasas son, así mismo, las marcas de cantería en sus sillares –a excepción de una, que se localiza en la parte inferior del ábside y cuya forma de ese o serpiente reptante, por poner un símil, se puede encontrar también en el interior de la catedral de Santiago-, aunque todavía mantiene los ornamentos originales, en lo que se refiere a los canecillos absidiales. Muestran estos una diversidad de motivos, así como una labra familiar, es probable que de influencia compostelana, y en su temática alternan detalles historiados, eróticos en algún caso, vegetales, zoomorfos e instrumentales, referencia ésta última que recuerda, en parte, la influencia de la música en el mundo medieval, así como en parte de los pormenores relacionados con el Camino de Santiago. La iglesia de San Martiño , se localiza a las afueras de la población, junto al actual cementerio municipal.


video