jueves, 31 de diciembre de 2009

Córdoba: iglesia gótica de San Lorenzo


Córdoba es, sin duda, una ciudad con infinidad de atractivos añadidos, perdiéndose sus orígenes en la brumas inconmensurables del tiempo, aunque su fundación se atribuya a Claudio Marcelo quien, entre los años 169 y 152, fundó una colonia romana, aprovechando la importancia que el Guadalquivir tenía como vía fluvial y puerta de entrada a Andalucía. Con el tiempo, la colonia se convertiría en la capital de la Hispania Ulterior, asentándose en ella poetas excepcionales como Séneca y Luciano.

Pero bajo mi punto de vista, el periodo más enriquecedor en cuanto a refinamiento, Arte y Cultura se refiere, se produjo con la invasión árabe del año 711, una vez desbaratado el ejército visigodo en la famosa y trágica batalla del Guadalete.

En el año 756, y tras un sangriento enfrentamiento entre omeyas y abasíes, el príncipe Abderramán se asienta como máxima autoridad, creando un emirato independiente, no reconociendo a Bagdad otro tipo de autoridad, que la espiritual y religiosa.

video

Aquí florecieron el Arte y la Cultura y las Ciencias, como decía, viéndose influenciados por las tres culturas principales que habitaron la ciudad: árabes, judíos y cristianos. A este periodo de esplendor corresponden obras de belleza sin parangón, como la Gran Mezquita, levantada por los primeros sobre un templo visigodo; la única de las sinagogas que se puede contemplar actualmente en la Judería, como exponente del arte religioso de los segundos, y numerosos templos levantados o readaptados después de la conquista de la ciudad por el rey cristiano Fernando III el Santo. Corría el año 1236.

Uno de tales templos, y por añadidura, el que más me impactó por su belleza, hermetismo y simbolismo, es la iglesia de San Lorenzo situada, curiosamente, muy cerca de la casa que estuvo habitada en tiempos por la familia del Comendador templario.

Pero, aunque mi intención es ofrecer mi personal visión del lugar, despidiendo el año en base al adagio popular de que una imagen vale más que mil palabras, quiero aprovechar para recomendar, a toda aquella persona que quiera profundizar más en el tema, la genuina visión de un auténtico especialista en la materia y buen conocedor de Córdoba y su Duende, con quien tuve la ocasión de compartir viaje y momentos inolvidables, siendo su labor de cicerone ocasional, uno de los recuerdos más gratos. La persona en cuestión es Rafael Alarcón Herrera, y la entrada a la que me refiero, la podéis encontar en su magnífico blog 'Laberinto Románico', pinchando en la siguiente dirección:

http://laberintoromanico.blogspot.com/2009/11/romanico-andalusi-y-vii.html

Feliz Románico 2010


video